Indicadores bursátiles

Un indicador señala la dirección que va a tomar un movimiento. Cada movimiento, a su vez, es originado por determinadas fuerzas. Los indicadores bursátiles representan las fuerzas que influyen en el movimiento de las cotizaciones bursátiles.

En los indicadores bursátiles, unas fuerzas actúan desde fuera del mercado, por ejemplo, la coyuntura, la política, el mercado dinerario. Otras, sin embargo, actúan desde dentro como los volúmenes, las actitudes de los inversores…

No hay indicador que señale con claridad por sí mismo la tendencia y el momento de compra. Existe una multitud de ellos que incluso pueden marcar distintas tendencias. Así, hemos de estudiar los más posibles.

Es importante que antes de realizar inversiones, tengamos una idea globalizada del estado en que se encuentran varios indicadores. De este modo, tendremos una idea más amplia de cómo se encuentra el mercado. Tendremos en cuenta:

  • Los indicadores les interpretaremos de acuerdo a cada momento bursátil.
  • Los indicadores bursátiles por sí mismos no dicen nada. Siguiendo nuestro planteamiento les utilizaremos como un instrumento más para desarrollar nuestro instinto.  De lo contrario, se convertirán en auténticas máquinas de perder dinero. De ahí el fracaso de los análisis.

Hemos de imaginar que si la bolsa se redujera a la simple interpretación de los indicadores sería demasiado fácil y nadie perdería dinero, siendo todo el mundo millonario.

indicadores bursátiles

Indicadores coyunturales y cotizaciones

Parece evidente que existe una relación entre el desarrollo de la coyuntura y las cotizaciones.

Llamamos coyuntura en alza al aumento de la utilización de las capacidades empresariales, lo que implica un aumento de beneficios en general. La valoración de las empresas, por tanto, dependen en gran manera de la evolución de los beneficios. El mercado de acciones guarda estrecha relación con la evolución actual de los beneficios.

No obstante, las cifras de los beneficios empresariales tardan mucho en estar disponibles. En el momento de publicarse, el movimiento de los correspondientes cambios en el mercado de acciones ya ha acabado. Así, dicha relación cotización – beneficios solo se puede demostrar a posteriori, siendo uno de los índices bursátiles que menos datos nos ofrece, por ello su utilidad es secundaria y está en consonancia sobre todo con el momento del ciclo y otras circunstancias.

Expectativas de negocio y cotizaciones

La relación entre las expectativas de negocio y las cotizaciones representan uno de los mejores índices bursátiles. Naturalmente, esta opinión sobre las expectativas futuras se componen además de manera consciente o inconsciente de la situación económica actual, de los beneficios y del aprovechamiento de las capacidades, así que este indicador sirve también como factor aproximativo para la situación actual de los beneficios empresariales.

Importante saber que las expectativas de negocio y las cotizaciones se mueven en la misma tendencia, incluso se puede hablar de una influencia recíproca entre ambas.

Producto nacional bruto y cotizaciones

El Producto Nacional Bruto (PNB) constituye la suma de todos los servicios y mercancías producidas por las Economía Nacional. El índice representa la variación porcentual frente al año precedente.

El PNB no representa expectativas futuras sino el presente, pero como hemos indicado, la situación comercial actual también influye en las expectativas.

La sincronización entre indicador y cotizaciones es menos estrecha que en el caso anterior.

Tendremos en cuenta que, aunque la anotación de los datos del PNB se efectúe con la debida periodicidad, éstos solo están disponibles bastante después de cada cierre trimestral.

En general, las puntas altas y bajas de ambas magnitudes difieren temporalmente, ya que la bolsa empieza a subir en el momento en que surgen las primeras esperanzas de que la coyuntura se recupere y esto tiene lugar antes de que la evolución del PNB haya llegado a su punto más bajo.

indicadores bursatiles

Con la ayuda de estos indicadores se registra la reacción de los inversores frente a la situación bursátil actual.

La regla más importante es que hay que actuar de manera anticíclica, contra la opinión de la mayoría. El que compra en el momento de mayor pesimismo hará los mayores beneficios. Este mismo inversor afortunado vende, cuando todo el mundo está convencido de que la bolsa solo puede subir.

Los indicadores ambientales constituyen una eficaz ayuda para acertar el momento de entrar o salir de bolsa, siempre que actuemos contra la opinión imperante.

Las publicaciones bursátiles pesimistas

En EEUU existe un especial interés por el número de boletines pesimistas. Si la moral reflejada en los boletines es muy baja, la bolsa posiblemente subirá pronto. Cuanto más dure el pesimismo, tanto más fuerte será el auge.

No se debe a la calidad de los boletines, sino al miedo que sienten los profesionales de encontrarse en el lado equivocado. Es tan humano como el miedo del inversor ante la pérdida de sus ahorros, pero el miedo suele ser mal consejero.

La base del presente indicador consiste en la teoría de que solo se puede ganar dinero actuando contra la opinión de la mayoría. Si todos piensan que las cotizaciones van a bajar, es imposible que bajen, ya que el que está convencido de que la bolsa baja, ha vendido ya. Es, sin embargo, psicológicamente muy difícil actuar en solitario contra la opinión de los demás. Tendremos en cuenta:

  • Si el número de pesimistas crece rápidamente, se puede contar con una subida de duración media.
  • Si el número de pesimistas se mantiene muy alto durante mucho tiempo, se puede contar con una subida de larga duración.
  • Cuanto más dure el pesimismo, tanto más importante se debe dar la señal de compra

¿Has entendido la importancia de los indicadores bursátiles?