You are here
Qué es el equilibrio en la balanza de pagos Política económica 

Qué es el equilibrio en la balanza de pagos

Dentro del marco de lo que hemos denominado política económico estabilizadora o coyuntural, el equilibrio en la balanza de pagos constituye uno de los objetivos fundamentales junto con el pleno empleo y la estabilidad de precios. En un enfoque dicotómico, el logro de estos dos últimos objetivos se conoce como equilibrio interno, empleándose también la denominación de equilibrio externo cuando nos referimos al equilibrio de la balanza de pagos.

equilibrio balanza de pagos

La historia de la balanza de pagos en España

Desde el punto de vista de la política económica, una situación de equilibrio de la balanza de pagos puede tener, indistintamente, un significado positivo o negativo, en función de cómo se haya llegado a ella. En efecto, el equilibrio exterior puede ser la consecuencia o el indicador de una economía en situación de autarquía, en la que se exporta realmente poco y se importa aún menos. Este fue el caso de la economía española durante el periodo que abarca desde los años de la posguerra hasta bien entrada la década de los cincuenta. Por el contrario, el desequilibrio que se fue acentuando a lo largo de los años de ejecución del Primer Plan de Desarrollo Económico y Social, ponía de relieve el intenso proceso de industrialización acometido por la economía española en el marco de una mayor apertura e integración comerciales, reflejando, por tanto, una situación preferible a la mencionada anteriormente.

Definición de equilibrio de balanza de pagos

Podemos definir una situación de equilibrio en la balanza de pagos como aquella en la que la demanda exterior de la moneda del país en cuestión se iguala a la oferta de esa moneda proveniente de las demandas de  otras divisas realizadas para llevar a cabo pagos exteriores. De ello se deriva que el desequilibrio es una situación en la cual las diferencias entre esa demanda y esa oferta se cubren con entradas o salidas de reservas y/o con una apreciación o depreciación, revaluación o devaluación de la moneda nacional, según el grado de flexibilidad o fijeza del sistema de tipos de cambio aceptado en la economía nacional considerada.

Siguiendo al Fondo Monetario Internacional, la balanza de pagos es el “registro sistemático de las transacciones ocurridas durante un periodo de tiempo entre los residentes de un país y los del resto del mundo”. Muestra la posición comercial del país, los cambios en su posición neta como prestamista o prestatario del extranjero y las modificaciones de sus reservas oficiales. Por estas razones, puede ser útil a las autoridades económicas del país para tomar decisiones en materia de política económica.

Desde un punto de vista contable, la balanza de pagos siempre está equilibrada. Al seguir el principio de la partida doble, todo débito estará compensado por un crédito y, en consecuencia, su saldo es nulo. Pero, desde el punto de vista económico, resulta necesario agrupar el saldo de determinadas partidas. Por ello, la balanza se divide: verticalmente y horizontalmente. Según este último criterio la balanza se compone de varias subbalanzas.

balanza de pagos

Las subbalanzas de la balanza de pagos

Cuenta corriente

Las operaciones que se incluyen en esta parte son las que alternan la generación o la disponibilidad de renta en el país o en el extranjero. A su vez, se subdivide en cuatro subbalanzas: Balanza comercial, Balanza de servicios, Balanza de rentas y transferencias corrientes. Un superávit o saldo positivo significa que aumentamos nuestros activos frente al exterior, prestamos al resto del mundo. Un déficit o saldo negativo significa que aumentamos nuestros pasivos frente al exterior, es decir, tomamos prestado del resto del mundo.

La balanza comercial o de mercancías recoge básicamente los ingresos y pagos originados por el comercial internacional de bienes. Si su saldo es positivo, es decir, el valor de las exportaciones es superior al de las importaciones, el país tiene un superávit comercial; en caso contrario, sí el valor de las importaciones es mayor que el de las exportaciones, el país incurre en un déficit comercial.

La balanza de servicios comprende todas aquellas actividades que llevan consigo el pago o cobro como contraprestación a un servicio (turismo y viajes, transportes, seguros, servicios financieros, culturales, informáticos…)

La balanza de rentas recoge tanto las rentas del trabajo (remuneración de los trabajadores fronterizos, estacionales o temporeros), como las de la inversión que son obtenidas por extranjeros en España o por españoles en el resto del mundo. En estas últimas se incluyen las rentas o intereses originados por inversiones directas, inversiones en cartera  e  intereses de préstamos y depósitos.

La balanza de transferencias corrientes recoge los ingresos y pagos que se realizan sin contrapartida recibidos de o enviados a gobiernos extranjeros y organismos internacionales o entre particulares. En ésta se incluyen las remesas de los emigrantes, las donaciones destinadas a la adquisición de bienes de consumo, la liquidación del patrimonio de emigrantes, ciertas subvenciones procedentes de la Unión Europea (ayudas al empleo y formación a través del FSE y al sector privado mediante el FEAGA), y las aportaciones de los países miembros al presupuesto de la Unión Europea (IVA, PNB…).

Cuenta de capital

Incluye las transferencias de capital que no tienen contrapartida, como son los Fondos Estructurales de la Unión Europea (FEDER y Fondo de Cohesión), y la adquisición de activos no producidos, no financieros que recoge las transacciones de activos no producidos como tierra o recursos naturales, y transacciones de activos intangibles como son las patentes, los derechos de autor o las franquicias.

Cuenta financiera

La cuenta financiera está estructurada en tres balanzas diferenciadas por el tipo de activos y pasivos financieros en que se materializan las operaciones correspondientes:

Inversiones directas de España en el extranjero y del extranjero en España. Se trata de aquellas que refleja  la intención de adquirir una rentabilidad permanente en la empresa invertida, alcanzando un grado significativo de control de la sociedad. Además de las inversiones en las que el inversor es propietario de un 10% o más del capital de la empresa invertida, se incluyen otras formar de participación que, por su naturaleza, pueden considerarse como una inversión permanente. También se incluye la inversión en inmuebles.

Inversiones en cartera de España en el extranjero y del extranjero en España. Recogen las transacciones en valores negociables, sin intención de adquirir el control de la sociedad, solo se pretende el cobro de la remuneración correspondiente al rendimiento de inversión bursátil efectuada.

Otras inversiones. Recoge las operaciones de préstamos, tanto comerciales como financieros, y de depósitos.

Reservas. Son medios de pago, activos financieros líquidos de aceptación internacional en poder del banco central, que se utilizan para hacer frente a las necesidades de financiación de los desequilibrios de la balanza de pagos o para regular indirectamente su magnitud de las intervenciones en los mercados de cambios. Fundamentalmente son el oro y las divisas.

La variación de reservas mide el crecimiento o disminución de medios de pago exteriores que se han producido como consecuencia de las operaciones con el exterior realizadas durante el periodo. Tendrá superávit cuando la suma de los saldos de las balanzas por cuenta corriente y de capital y financiera (exceptuando las variaciones de reservas) presenten superávit, y por ello deducimos que está aumentando la tenencia de reservas, es decir, que está mejorando la posición acreedora del país frente al resto del mundo. Por el contrario, presenta déficit cuando la suma de los saldos de las balanzas por cuenta corriente de capital y financiera (exceptuando la variación de las reservas), soportan déficit y por ello observamos que está descendiendo la tenencia de reservas, es decir está aumentando la posición deudora del país respecto al resto del mundo.

En la balanza financiera hay que distinguir entre la variación de pasivos que registra las operaciones de capital del resto del mundo en España, y la variación de activos que recoge las operaciones de capital españolas en el extranjero.

Errores y omisiones netos

Recoge el valor de las operaciones no registradas, permitiendo que la suma de todos los saldos sea igual a cero. Es una parte independiente del resto de las balanzas.

La balanza de pagos en España

Cada país elabora su balanza de pagos valorando las transacciones en moneda nacional. Por ello, la balanza de pagos española, a cargo del Banco de España, se valora en pesetas, hasta 1999, año en el que ha comenzado a contabilizarse en euros.

El FMI solo recomiendo el uso de otras unidades de medida en los países con monedas inestables. Las transacciones deben ser valoradas a precios de mercado vigentes en la fecha de operación. Las operaciones se contabilizan en la balanza de pagos siguiendo el principio de devengo, es decir, en el momento en que se realiza el acuerdo de intercambio.

Related posts