You are here
OBJETIVO DE LA POLÍTICA ECONÓMICA: PLENO EMPLEO Política económica 

OBJETIVO DE LA POLÍTICA ECONÓMICA: PLENO EMPLEO

No resulta fácil delimitar el concepto de desempleo y tampoco proceder a su cuantificación. No obstante, desde la revolución keynesiana el pleno empleo ha sido, y sigue siendo, uno de los objetivos fundamentales de la intervención gubernamental en la política económica coyuntural.

pleno empleo

QUÉ ES EL PLENO EMPLEO

En principio, existirá el pleno empleo cuando todos los que deseen trabajar, a los tipos de remuneración vigentes, encuentran la ocupación deseada. Esto nos lleva a desechar en el objetivo del pleno empleo, el paro voluntario, que se produce cuando el trabajador cree que el valor del salario que puede obtener trabajando es menor que el coste de oportunidad de no trabajar.

Sin embargo, esta definición es compatible con la existencia de subempleo y de paro encubierto. El primero se produce bien cuando existen puestos de trabajo con un número de horas inferior a la jornada laboral considerada normal, de forma involuntaria (subempleo por insuficiencia de horas trabajadas), bien por situaciones de empleo inadecuado (inadecuación entre la cualificación del trabajador y el trabajo a desempeñar). El segundo, surge en aquellas actividades de escasa productividad (agricultura y servicios, fundamentalmente) de forma que, si parte de la mano de obra empleada se desplazase hacia otras actividades, el producto bruto no disminuiría (el producto marginal sería, prácticamente nulo).

El pleno empleo no puede corresponderse con la ocupación integral de todos los recursos productivos, precisamente, porque existen distintos tipos de paro y las medidas de política económica no tienen capacidad para incidir sobre todos ellos. La existencia de diversos tipos de desempleo tampoco significa que tengamos que catalogar el volumen de desempleos de un país, exclusivamente, en uno de ellos.

tipos de desempleo

EL PLENO EMPLEO NO ES POSIBLE. TIPOS DE DESEMPLEO

Lo normal es que se conviva con todo tipo de situaciones, teniendo que distinguirlos para poder aplicar las medidas más adecuadas para su solución. Pueden diferenciarse cuatro tipos:

DESEMPLEO ESTRUCTURAL

Es aquel que subsiste en el tiempo en ciertas regiones o ramas de actividad como consecuencia de su inadecuada estructura económica, siendo su causa principal la existencia de actividades productivas en regresión. El desempleo estructural supone casi siempre la existencia de sectores concretos de la población activa cuyos miembros no pueden fácil y rápidamente cambiarse a otros sectores o lugares en busca de trabajo. Además, este tipo de desempleo se encuentra muy ligado al desarrollo tecnológico. El cambio tecnológico genera obsolescencia en determinados tipos de actividades productivas y las zonas donde no se regenere el tejido productivo a un ritmo adecuado irán perdiendo posibilidades de crear nuevo empleo. Por eso, algunos autores lo denominan también desempleo tecnológico.

DESEMPLEO FRICCIONAL

La evolución tecnológica y los cambios en la demanda provocan una continua rotación en el empleo, existiendo una masa flotante de personas que han dejado o perdido su antiguo empleo y esperan uno nuevo. Ese volumen de personas representan un determinado porcentaje de la población activa que denominamos desempleo friccional. Este tipo de paro surge por las imperfecciones en el funcionamiento del mercado de trabajo.

DESEMPLEO ESTACIONAL

Existen actividades que por las características de su producción, sólo quieren mano de obra en determinadas épocas del año. Este es el caso, por ejemplo, de algunas de las ramas del sector servicios, como el turismo, y de la agricultura. El paro que se genera como consecuencia de la naturaleza estacional del trabajo que se realiza se denomina desempleo estacional.

desempleo estacional

DESEMPLEO CÍCLICO

Todas las economías experimentan fases expansivas y recesivas a lo largo del ciclo económico. El desempleo cíclico es el que se caracteriza el paro de las épocas de crisis económicas y se manifiesta en el corto plazo. Así, en las fases recesivas del ciclo económico se produce una depresión dela demanda de bienes y servicios, una caída en la inversión privada y la producción y un aumento del paro como consecuencia de los despidos y de la falta de creación de nuevos puestos de trabajo. Lo contrario sucede en las fases expansivas del ciclo económico.

Related posts